Gastos de empresa y Modernización Tributaria

regimenes-tributarios-mas-conviene

El día de ayer, 3 de octubre de 2018, Cuevas Abogados asistió a la conferencia sobre el proyecto de Ley de Modernización Tributaria 2018 realizado en Club 50, evento al cual asistieron connotados actores del ámbito del Derecho Tributario como la abogada Soledad Recabarren (Directora del Magíster en Derecho Tributario de la Pontificia Universidad Católica de Chile) y Carolina Fuensalida (Asesora Tributaria del Ministerio de Hacienda).

Dentro del abanico de temas discutidos, uno de los más polémicos fue la parte del proyecto de Modernización Tributaria que modifica los requisitos generales que deben cumplir los gastos de una empresa para permitir su deducción, pudiendo estar éstos directa o indirectamente relacionados al giro, ya sean ordinarios o extraordinarios, voluntarios u obligatorios. A modo de ejemplo, las multas en que pudiere incurrir una empresa constructora en la ejecución de un contrato podrían ser aceptadas en el futuro de ser aprobado el proyecto de Ley tal como se encuentra redactado.

 

Con esta modificación, se amplía el concepto de gasto, lo que significaría en la práctica para las empresas un beneficio legítimo, ya que podrían deducir aquellos egresos que son propios del riesgo de la actividad económica, y que equivocadamente eran considerados por el Servicio de Impuestos Internos (SII) como un gasto “voluntario” y no necesario para producir la renta.

 

Actualmente, para que un gasto sea aceptado tributariamente, debe cumplir con los siguientes requisitos: a) Deben corresponder a gastos pagados o adeudados; b) Deben estar respaldados o justificados con la documentación legal correspondiente; c) Deben corresponder al período; d) Deben ser necesarios para generar la renta y e) Deben ser del giro de la empresa.

En la práctica, y ante fiscalizaciones del SII, el concepto de gasto rechazado se fue ampliando, llegando a rechazar aquellos egresos que, encontrándose relacionados con el giro de la empresa, el SII los consideraba evitables y eludibles para producir la renta. En nuestra opinión lo importante es que, con o sin reforma, cualquiera sea el gasto que una empresa pretenda deducir de la renta, éste debe estar debidamente respaldado, de manera que, en la eventualidad de ser objeto de un proceso de fiscalización por parte del Servicio de Impuestos Internos, dicho proceso sea lo más expedito posible a fin de evitar mayores costos en recursos humanos.

 

Si su empresa requiere más informaciones y consejos sobre el tema de los gastos, en particular para estar preparados para cumplir con la normativa vigente sobre gastos y para enfrentar posibles fiscalizaciones del Servicio de Impuestos Internos, no dude en solicitar una reunión conmigo en nuestras o en sus oficinas.

 

Por María Paz CONTRERAS.

 

Maria Paz RRSS

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *